las palmas
+34 928 012 615
maspalomas
+34 928 063 625
+34 673 106 631
Cita Online Las Palmas de G.C Maspalomas
También puede contactar por
o
+34 673 106 631
B

Cirugía plástica para ganar en salud


Con la liposucción de alta definición, el servicio de Cirugía Plástica, Estética y Reparadora de Hospitales San Roque en Maspalomas logra la modificación de hábitos insanos además de cuerpos definidos


«Una de las principales consecuencias de realizarse una liposucción de alta definición es que el cuidado de la salud general pasa a tomar un lugar importante en nuestras vidas y empezamos a adquirir los hábitos saludables que recomienda la medicina moderna», señala el responsable del servicio de Cirugía Plástica, Estética y Reparadora de Hospitales San Roque en Maspalomas, Jordi Zayuelas Suay quien, en sus 26 años dedicado a la especialidad y 15 a estas técnicas, ha podido constatar que «el 95% de las personas sometidas a esta intervención incorporan rutinas sanas a su vida porque quieren mantener el aspecto que han logrado y comienza a cuidar la dieta, a realizar ejercicio regular o deja de fumar», un aspecto que no se tiene en cuenta cuando se busca exclusivamente mejoras estéticas.

 

«Con la cirugía de contorno corporal, en la que podemos incluir la liposucción», aclara el cirujano, «retiramos las lipodistrofias o acúmulos de grasa no deseados que, en los hombres, se suelen localizar en los flotadores (abdomen, flancos, espalda) y, en las mujeres, de forma más variada: muslos, abdomen, espalda, flancos e, incluso, brazos». Se trata de una distribución hormonal condicionada por herencia genética, y de ahí la dificultad para perderla mediante dieta o deporte a pesar de haber alcanzado por estos medios un Índice de Masa Corporal (IMC) en torno al 20%.

 

 Con la liposucción de alta definición «aspiramos la grasa sobrante a través de unos pequeños cortes después de aplicar anestesia local». La novedad que aplica el equipo del doctor Zayuelas en Hospitales San Roque en Maspalomas «es definir la musculación del paciente, tras retirar los acúmulos adiposos, para lograr un cuerpo más atlético, más elegante y, por lo tanto, más bello». En el caso masculino, por ejemplo, se consigue la anhelada tableta de chocolate «marcando las intersecciones musculares del abdomen y deprimiendo el músculo para que sea más transparente», además de la forma en V del bajo vientre o unos pectorales mejor definidos gracias a la transferencia de grasa (lipotransferencia) a la zona superior del mismo: «El resultado final es que el paciente tiene un músculo pectoral muy desarrollado, en la zona inferior se le marcan los músculos serratos y, en la anterior, la musculatura abdominal», dando la apariencia de que «la persona se pasa el día en el gimnasio» y reduciendo significativamente el número de talla.

 

La lipotransferencia, por su parte, es el procedimiento quirúrgico por el que se transfiere el tejido graso obtenido mediante la liposucción a otra zona del cuerpo para aumentar el volumen. Es el que se aplica a las mujeres en los glúteos cuando solicitan modelar las nalgas —la lipoescultura más demandada, «con resultados espectaculares»— o «para fabricar el canalillo cuando el esternón de la mujer es muy ancho y sólo con los implantes mamarios no es posible rellenar ese espacio», otra de las innovaciones que ha introducido Jordi Zayuelas en su consulta de Hospitales San Roque en Maspalomas. Las otras intervenciones más demandadas por mujeres son «la definición de la parte lateral del músculo abdominal, el bajo vientre y los flancos». Y debido a que hay muy poca variabilidad de prótesis para los gemelos —el gran caballo de batalla del hombre ‘de gimnasio’ porque es un músculo que «está envuelto en una fascia muy dura» y es difícil hipertrofiarlo—, «la lipotransferencia está dando una excelente respuesta», destaca Zayuelas, uno de los pioneros en realizar esta cirugía en España.

 

«En cuanto a los resultados», puntualiza el profesional, «el paciente debe saber que, hasta ser óptimos, tendrá que pasar por un postoperatorio con seguimiento exhaustivo» que incluye «hacerse analíticas, llevar una faja compresiva durante 1-2 meses o realizarse masajes reductores a cargo de fisioterapeutas», por lo que recomienda someterse a la cirugía a finales de otoño o invierno de cara a ‘lucir tipo’ el verano siguiente. Igualmente, Zayuelas advierte de que, «al tratarse de un injerto de materia viva», la lipotransferencia de grasa «no siempre se integra total o adecuadamente», inconveniente que se resuelve «infiltrando inicialmente una cantidad mayor de la necesaria o, bien, realizando una segunda infiltración para corregir la asimetría o falta de volumen que pueda haber quedado».

 

La buena nueva es que, una vez superado dicho periodo, lógicamente «determinado por factores como el estado general del cuerpo, la elasticidad y características de la piel, el estado circulatorio, la celulitis, los volúmenes a eliminar, la estructura ósea de base, las influencias hormonales o la edad del paciente», la liposucción de alta definición proporciona resultados definitivos.

 

Quién, cuándo, dónde

«La persona candidata a someterse a una liposucción de alta definición es la que está en un peso normal para su complexión», señala el especialista en Cirugía Plástica, Estética y Reparadora de Hospitales San Roque en Maspalomas Jordi Zayuelas, ya que, como «no se puede hacer en todo el cuerpo», el paciente obeso «primero debe perder masa grasa», para lo que dispone de diversos métodos: «Dieta, la técnica P.O.S.E., los balones intragástricos, el bypass, la cirugía bariátrica…».

 

Quien está en un peso y un IMC normal «pero no le gusta su volumen o su contorno corporal por razones hereditarias y genéticas», es decir, quien presenta «lipodistrofias localizadas», es el candidato idóneo; al igual que culturistas, deportistas o profesionales que viven de su imagen física. Sin embargo, el cirujano aclara que, en su experiencia «y aunque los resultados iniciales no hayan sido espectaculares», las personas obesas que se han podido someter a la liposucción de alta definición «se ven mejor y adoptan los hábitos saludables» que, poco a poco, les llevan a tener el cuerpo soñado.

 

La frustración, pues, que produce matarse en el gimnasio o pasar hambre y, a pesar de ello, no conseguir los resultados esperados o lograrlos a muy largo plazo con grandes esfuerzos y voluntad, ya tiene fin: se llama liposucción de alta definición y, por supuesto, debe ser practicada por profesionales cualificados, con experiencia y en instalaciones que ofrezcan garantías sanitarias de primer nivel como es el caso de Hospitales San Roque, incluido en el top ten de los hospitales privados españoles por el Monitor de Reputación Sanitaria (MRS) 2016. El centro en Maspalomas ocupa el decimocuarto puesto y fue calificado por tercer año consecutivo como el mejor hospital comarcal de todo el país, entre otros motivos por la renovación de sus quirófanos y la adquisición continua de tecnología de vanguardia.

 

Compartir artículo