Contacto
+34 928 40 40 40
Cita Online Las Palmas de G.C Maspalomas
También puede contactar por
o
+34 673 106 631
N

Jesús Poch: “En invierno hay que vigilar los catarros infantiles”


Las urgencias pediátricas se llenan con niños con cuadros respiratorios en estas fechas, explica el pediatra de Hospitales San Roque, que advierte también de la sobrealimentación navideña.


¿Cuáles son las consultas más frecuentes en pediatría en estos meses de invierno?¿Qué consejos podría dar a los padres y madres?

Las consultas en pediatría varían mucho a lo largo del año. Ahora en invierno fundamentalmente los pacientes que recibimos muestran problemas respiratorios, una patología frecuente en estas fechas haya o no haya calima. La cuestión es que en invierno, que ya están los niños en el colegio, se contagian de unos a otros los resfriados y catarros. Pero también nos encontramos en niños más pequeños y lactantes con bastante frecuencia cuadros de bronquiolitis, que son cuadros respiratorios más graves pues puede haber dificultad para respirar y aumenta la tos y las secreciones. En estos casos muchas veces necesitan incluso ingreso hospitalario.

¿Qué produce la bronquiolitis? ¿Se puede evitar?

Es un cuadro vírico que provoca que se cierren los bronquios. Hay que diferenciarlo de un simple catarro con mocos . Lo que pueden hacer los padres es vigilar el catarro de sus hijos y estar atentos si aumenta la tos, presentan dificultad para respirar o comienzan a aparecer síntomas de cansancio. Hay una expresión muy usada en Canarias, hay que vigilar que “no tengan sesío”, esa especie de ruiditos raros en el pecho. Eso te hace sospechar que el niño pueda tener una bronquiolitis.

¿Suelen padecerla los niños más grandes también?

Lo más habitual en esas edades son los catarros normales. Lo que ocurre es que especialmente el primer año que van a la guardería los padres se van a encontrar con que cada quince o veinte días su hijo enferma. Pero lo que tendrá será fundamentalmente mocos o mucha tos con flema, que se produce por los mismos mocos ya que los niños no se suenan sino que sorben los mocos. Por eso se les van hacia atrás, a la garganta, y les provoca la tos. Puede que incluso el pecho les suene, como se dice habitualmente “como si fuera una cafetera”, pero son simples cuadros respiratorios, aunque muy incómodos para los niños y para los padres.

¿Se suelen asustar los padres primerizos?

Sí, y los no primerizos también. Todos los padres se asustan cuando sus hijos enferman.

Mucha gente suele dar todo tipo de consejos a los padres sobre las enfermedades de sus hijos

Si, es habitual, pero en la mayoría de los casos son opiniones pseudosanitarias que, en general, lo que hacen en confundir y agravar un problema.  Ante cualquier duda sobre la salud de los hijos hay que acudir al pediatra, que es el más indicado. La experiencia, es buena, pero bien entendida y los que más experiencia tienen sobre la salud de los niños son los pediatras. Las opiniones populares y familiares, así como acudir a buscar soluciones en Google, pueden servirle a los padres algunas veces, pero en la generalidad de los casos no siempre son acertadas. Hay que tener cuidado y seguir las recomendaciones de los expertos.

Ya estamos con las Navidades encima. ¿Cómo afectan a la salud infantil los excesos navideños?

Todos en Navidad nos pasamos un poco y los niños también, pero hay que controlar los excesos porque, además, en Canarias tenemos altos índices de obesidad infantil así como de diabetes infantil. Así que hay que controlar las dietas, aunque no solo en Navidad.

Aún se oye aquello de que el niño no está gordito sino hermoso

Sí y hay que luchar contra eso. No se trata de decirle al niño directamente que está obeso, pero sí informar a los padres. Lo que no puede suceder es que los niños estén picoteando entre comidas, o que coman comida basura o comida rápida. Los niños deben comer de todo: Carne, pescado, cereales, verduras, frutas, ensaladas, lácteos… Deben seguir una dieta variada y evitar la bollería industrial y el exceso de golosinas. La comida debe ser sana variada y completa.

Se acude al pediatra cuando el niño está enfermo, pero el pediatra también puede aconsejarnos sobre la educación infantil ¿no es así?

El pediatra, sobre todo en el primer año de vida de los niños, da a los padres muchos consejos de alimentación y cuidados así como sobre prevención de enfermedades como sería el uso de vacunas. Por ejemplo, cuándo y cómo introducir un alimento en la dieta de su hijo. Y también, a lo largo de la edad pediátrica, damos consejos porque vemos que hay padres que pueden ser demasiado condescendientes con los hijos, a veces hasta llegar a poner en peligro su salud.

 

Compartir artículo