Contacto
+34 928 40 40 40
Cita Online Las Palmas de G.C Maspalomas
También puede contactar por
o
+34 673 106 631
N

La Dra. Claudia Arnás, de nuestro servicio de endocrinología y nutrición nos resuelve algunas dudas sobre datos de actualidad.


Hemos preguntado a la Dra. Claudia Arnás, de nuestro servicio de endocrinología y nutrición, por algunos datos sobre obesidad y diabetes que han aparecido en los medios recientemente.


En Canarias, un 44,2% de los niños tiene obesidad. ¿Dónde crees que está el problema? ¿Qué ves tú en la consulta?

La obesidad infantil podría considerarse como un problema de salud pública debido a su alta prevalencia. En Canarias tenemos las tasas más altas de obesidad en adultos a nivel nacional, pero el crecimiento de la tasa de obesidad infantil es muy preocupante.

El cambio de estilo de vida en nuestra sociedad, empezando por los malos hábitos de alimentación en los más pequeños de la casa (alto consumo de azúcares refinados, bollería industrial y zumos prefabricados que sustituyen a la dieta tradicional) junto con más tiempo de televisión y ordenador y menos tiempo dedicado a la actividad física y el deporte al aire libre, son uno de los problemas fundamentales.

En consulta cada vez vemos más niños con problemas de peso, desde el sobrepeso hasta la obesidad, llegando al extremo de ver niños con diabetes mellitus tipo 2, una enfermedad clásicamente asociada a población adulta y muy relacionada con la obesidad.

No hay que olvidar que los niños son un espejo de lo que ven en casa, por lo que la educación en hábitos de vida saludables debería empezar en la propia familia: aumentar el consumo de frutas y verduras, no merendar bollería o productos hipercalóricos y tener una rutina de actividad física a diario serían los pilares para comenzar a luchar y prevenir este problema. Evitando la obesidad infantil estamos promoviendo la salud general de la sociedad ya que estos niños se convertirán en adultos sanos, sin patologías asociadas a la obesidad tales como hipertensión, dislipemia, cardiopatía isquémica y diabetes mellitus tipo 2.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) prevé que en 2030 la diabetes será la séptima causa de defunción. ¿A qué crees que es debido esta causa? ¿Qué debemos cambiar para que esto no suceda?

La diabetes mellitus tipo 2 (DM2) es una enfermedad muy prevalente a nivel mundial y su incidencia, lejos de disminuir, va en aumento de forma global, de forma que en 2030 aumentarán las cifras de enfermos con DM2 y, por tanto, la mortalidad asociada a esta patología.

La DM2 es una enfermedad asintomática (la hiperglucemia no duele) y progresiva que, con el paso de los años, va dañando órganos importantes como son los riñones, el corazón, los vasos de la retina y el sistema nervioso periférico. Todo ello conlleva a la aparición de nuevas enfermedades relacionadas con estos órganos: disminución de la agudeza visual (la diabetes es la primera causa de ceguera en el mundo desarrollado), afectación de la función renal (en casos muy avanzados llegando incluso a diálisis) y, también, infarto de miocardio por afectación cardiaca.

Además, los pacientes con DM2 (que ya hemos comentado que está asociada con la obesidad) suelen presentar otras enfermedades, tales como la hipertensión arterial y la dislipemia, conformando una entidad conocida como síndrome metabólico, tremendamente prevalente en nuestra sociedad.

Aunque la DM2 presenta agregación familiar, siendo muy frecuente en personas con familiares con DM2, se puede prevenir o retrasar su aparición llevando un estilo de vida saludable. La dieta mediterránea sería la pauta de alimentación más recomendable, con alto consumo de frutas y verduras y reducción de ingesta de carnes rojas, bollería, azúcar refinado y productos precocinados.  El ejercicio físico es también muy importante, siendo recomendable realizar una media de 150 minutos de actividad física a la semana, siempre adaptando la intensidad a las necesidades de cada persona.

¿Qué acciones se llevan a cabo desde Hospitales San Roque para concienciar a los pacientes sobre la importancia de una correcta alimentación y de unos hábitos de vida saludables? ¿Quiénes deben implicarse en este proceso?

En el servicio de Endocrinología y Nutrición de Hospitales San Roque intentamos hacer un abordaje integral de nuestros pacientes con obesidad o diabetes mellitus tipo 2: iniciamos plan de alimentación personalizado con nuestras nutricionistas, seguimiento con nuestra enfermera educadora de diabetes, y control periódico en consulta médica para insistir en un estilo de vida saludable, con dieta y ejercicio físico individualizado para mejorar el estado de salud general de nuestros pacientes. El tratamiento farmacológico es necesario, pero el cambio en el estilo de vida es indispensable.

Es muy importante hacer también una labor de educación poblacional por lo que intentamos hacer campañas de educación nutricional en colegios y centros infantiles. La infancia es una etapa fundamental en la vida de una persona, y los hábitos adquiridos durante la misma son los que condicionarán el futuro de esos individuos. Sabemos que es difícil cambiar de hábitos durante la etapa adulta, por eso es importante iniciar la educación de los niños desde las etapas más precoces, e insistir en sus familias en lo necesario de aplicar esos conocimientos en el día a día y para todos (padres, madres, hermanos…) porque los hábitos de vida saludables son algo que todos podemos adoptar y que, a largo plazo, son una garantía de salud.

 

 

Compartir artículo