Especialidades Médicas

Tu salud cubierta en todas las etapas

Radiología Convencional

La Radiología Convencional es una técnica de imagen con la cual se pueden observar las estructuras internas del cuerpo.

Sigue siendo una herramienta anatómica fundamental en la detección y diagnóstico de enfermedades en el tórax y los huesos, y también en otras muchas situaciones.

Selecciona el centro que te interese para obtener más información

Se realiza con un equipo radiológico que emite unas radiaciones electromagnéticas (Rayos X) que atraviesan el cuerpo en razón de la densidad de los materiales que lo componen. Estos datos se recogen en una placa a modo de una película de cámara de fotos.

Los Rayos X son un tipo de energía radiante, como la luz o las ondas de radio. A diferencia de la luz pueden penetrar en nuestro cuerpo, permitiendo al médico obtener imágenes de estructuras orgánicas internas para realizar diagnósticos seguros acerca de nuestras patologías e, incluso, realizar procedimientos invasivos, como la colocación de catéteres de drenaje o la toma de biopsias.

Dada la alta cualificación de nuestros radiólogos y técnicos, el manejo de la radiación es totalmente segura, utilizando la dosis mínima de absorción necesaria para obtener imágenes satisfactorias.

Se realiza con un equipo radiológico que emite unas radiaciones electromagnéticas (Rayos X) que atraviesan el cuerpo en razón de la densidad de los materiales que lo componen. Estos datos se recogen en una placa a modo de una película de cámara de fotos.

Los Rayos X son un tipo de energía radiante, como la luz o las ondas de radio. A diferencia de la luz pueden penetrar en nuestro cuerpo, permitiendo al médico obtener imágenes de estructuras orgánicas internas para realizar diagnósticos seguros acerca de nuestras patologías e, incluso, realizar procedimientos invasivos, como la colocación de catéteres de drenaje o la toma de biopsias.

Dada la alta cualificación de nuestros radiólogos y técnicos, el manejo de la radiación es totalmente segura, utilizando la dosis mínima de absorción necesaria para obtener imágenes satisfactorias.