Especialidades Médicas

Tu salud cubierta en todas las etapas

Psicología

La Psicología es el estudio científico de los procesos mentales y del comportamiento de los seres humanos y sus interacciones con el ambiente físico y social. Busca describir sensaciones, emociones, pensamientos, percepciones y otros estados motivadores de la conducta humana. Hablar de Psicología es hablar también de salud, bienestar y prevención de la enfermedad mental y física.

Selecciona el centro que te interese para obtener más información

Los comportamientos de salud (healthbehaviors) son importantes no solamente porque afectan de forma directa a la salud, sino porque puedan convertirse en hábito e influir sobre la vulnerabilidad a las enfermedades a lo largo de la vida de una persona.

La Terapia Integrativa y la Psicología

La evidencia científica demuestra que al modificar nuestros pensamientos estamos modificando nuestra biología, y se sabe que la repercusión psicológica y emocional excede a la orgánica. No todos respondemos del mismo modo al mismo estrés. Los factores psicológicos pueden modular la respuesta del sistema de defensa de nuestro cuerpo ─es decir, del sistema inmune─ y los trastornos afectivos están relacionados con ello. En este sentido, es necesario indicar que el cerebro es la línea de vanguardia de nuestro organismo en la defensa contra las enfermedades y el envejecimiento.

Brindamos a la persona enferma y a sus familiares apoyo biopsicosocial y entrenamiento en la gestión emocional, haciendo uso de las más modernas herramientas y técnicas de psiconeuroinmunoendocrinología (PNI) que se aplican hoy en día en los centros mundiales de vanguardia, y que contribuyen eficazmente a reducir el estrés y a fortalecer el sistema inmune, proceso de suma importancia en la recuperación de los pacientes oncológicos.

Los pacientes oncológicos no son los únicos beneficiarios de este enfoque terapéutico; también se ven beneficiados los pacientes que padecen enfermedades crónicas: cardiovasculares; autoinmunes; procesos degenerativos; obesidad; diabetes y desórdenes psicoafectivos (depresión, ansiedad, estrés) entre otros.

En base a este nuevo paradigma biopsicosocial, no existe una real división entre la mente y el cuerpo, lo cual implica un conocimiento profundo del paciente y no solamente de su enfermedad, capacitándolo así como sujeto activo de su propia curación.

El proceso de la intervención terapéutica

Alcanzar y mantener una buena vida puede convertirse en un objetivo profesional legítimo y éticamente deseable, entre otras razones porque es un objetivo común en la humanidad. Felicidad, plenitud, optimismo, alegría, inspiración o consciencia plena (mindfulness) son los nuevos términos en los que cristalizan concepciones novedosas sobre el modo en que la Psicología puede aportar a la sociedad desde la función terapéutica inherente a la Psicología clínica a la función de desarrollo personal y crecimiento.

Por psicoterapia se entiende aquellos elementos que usan el trabajo con emociones para mejorar el malestar, y extraen de la adversidad elementos de fortaleza, aprendizaje y resistencia que mitiguen y prevengan el daño futuro y permitan un mayor desarrollo personal.

El trabajo terapéutico trasciende el marco clínico tradicional; abarca la salud y se extiende a lo preventivo, la educación y el autoconocimiento. La Psicología comparte la superación de la dicotomía salud-enfermedad.

Los comportamientos de salud (healthbehaviors) son importantes no solamente porque afectan de forma directa a la salud, sino porque puedan convertirse en hábito e influir sobre la vulnerabilidad a las enfermedades a lo largo de la vida de una persona.

La Terapia Integrativa y la Psicología

La evidencia científica demuestra que al modificar nuestros pensamientos estamos modificando nuestra biología, y se sabe que la repercusión psicológica y emocional excede a la orgánica. No todos respondemos del mismo modo al mismo estrés. Los factores psicológicos pueden modular la respuesta del sistema de defensa de nuestro cuerpo ─es decir, del sistema inmune─ y los trastornos afectivos están relacionados con ello. En este sentido, es necesario indicar que el cerebro es la línea de vanguardia de nuestro organismo en la defensa contra las enfermedades y el envejecimiento.

Brindamos a la persona enferma y a sus familiares apoyo biopsicosocial y entrenamiento en la gestión emocional, haciendo uso de las más modernas herramientas y técnicas de psiconeuroinmunoendocrinología (PNI) que se aplican hoy en día en los centros mundiales de vanguardia, y que contribuyen eficazmente a reducir el estrés y a fortalecer el sistema inmune, proceso de suma importancia en la recuperación de los pacientes oncológicos.

Los pacientes oncológicos no son los únicos beneficiarios de este enfoque terapéutico; también se ven beneficiados los pacientes que padecen enfermedades crónicas: cardiovasculares; autoinmunes; procesos degenerativos; obesidad; diabetes y desórdenes psicoafectivos (depresión, ansiedad, estrés) entre otros.

En base a este nuevo paradigma biopsicosocial, no existe una real división entre la mente y el cuerpo, lo cual implica un conocimiento profundo del paciente y no solamente de su enfermedad, capacitándolo así como sujeto activo de su propia curación.

El proceso de la intervención terapéutica

Alcanzar y mantener una buena vida puede convertirse en un objetivo profesional legítimo y éticamente deseable, entre otras razones porque es un objetivo común en la humanidad. Felicidad, plenitud, optimismo, alegría, inspiración o consciencia plena (mindfulness) son los nuevos términos en los que cristalizan concepciones novedosas sobre el modo en que la Psicología puede aportar a la sociedad desde la función terapéutica inherente a la Psicología clínica a la función de desarrollo personal y crecimiento.

Por psicoterapia se entiende aquellos elementos que usan el trabajo con emociones para mejorar el malestar, y extraen de la adversidad elementos de fortaleza, aprendizaje y resistencia que mitiguen y prevengan el daño futuro y permitan un mayor desarrollo personal.

El trabajo terapéutico trasciende el marco clínico tradicional; abarca la salud y se extiende a lo preventivo, la educación y el autoconocimiento. La Psicología comparte la superación de la dicotomía salud-enfermedad.

En las consultas de Hospitales San Roque en Vecindario trabajamos con la orientación teórica posiblemente más extendida y contrastada de la psicología moderna, la terapia cognitivo conductual.

Nuestra formación proviene de las más reputadas escuelas de esta corriente que se centra en la relación entre los aspectos cognitivos (formas de pensar que hacen que interpretemos las situaciones de una forma determinada, lo que en ocasiones entorpece que resolvamos las dificultades del día a día), los aspectos conductuales que realizamos en esas situaciones (huida, evitación, racionalización, desviación, negación, etc.) y la reacción emocional en forma de sentimiento (enfado, frustración, rabia, ansiedad, ira, etc.).

El “Gold stardard” (patrón de referencia) de esta terapia es evaluar la situación actual de la persona identificando las causas que mantienen las dificultades en este momento y así poder hacerles frente a través de herramientas y habilidades concretas.

La terapia cognitivo conductual es práctica y debe solucionar los problemas que surgen en el aquí y el ahora. Pretende modificar conductas inadecuadas que producen malestar e incomodidad, adquiriendo conductas más adecuadas que generen un sentimiento más gratificante en su realidad cotidiana.