Noticias

Te ponemos al día en nuestras novedades

La calvicie ya tiene solución: “Sin dolor, sin cicatriz y en una sesión”
El doctor Enrique Carmona, especialista en Medicina Estética y Cirugía Capilar de Hospitales San Roque, ha diseñado una técnica exclusiva para tratar la calvicie o alopecia común mediante un procedimiento indoloro, que no deja cicatrices y que suele realizarse en una sola sesión.

La calvicie ya tiene solución: “Sin dolor, sin cicatriz y en una sesión”

La calvicie es una patología del pelo que ha traído de cabeza durante siglos a muchos hombres y mujeres, pero en los últimos años, gracias a los avances en Cirugía Capilar, parece tener solución en la mayoría de los casos. “En la primera consulta, que es fundamental, valoramos a cada paciente y estudiamos su caso para realizar un diagnóstico preciso, es decir determinar qué tipo de alopecia presenta”, explica el doctor Enrique Carmona, especialista en Medicina Estética y Cirugía Capilar de Hospitales San Roque.

La alopecia androgenética, muchas veces llamada "de herencia", es la más frecuente de todas las alopecias y también la más adecuada para ser tratada por microinjerto capilar, tanto en hombres como en mujeres, “aunque mucha gente sigue creyendo que al ser genética no tiene solución o tratamiento efectivo”, señala el especialista.

En el caso de la mujer, además de los genéticos, hay muchos otros factores implicados en la caída del cabello. “Cada vez más, diagnosticamos en mujeres alopecias autoinmunes o de otro origen, que deben ser tratadas y estabilizadas previamente, pero en la alopecia androgenética femenina y en algunos otros casos, podemos plantear microinjerto capilar, como la mejor opción" asegura el especialista en Cirugía Capilar de Hospitales San Roque.

Para solucionar la calvicie el doctor Enrique Carmona explica que existen varias técnicas, pero “la que mejor resultado brinda es repoblar las zonas afectadas con cabello del propio paciente. Se trata de extraer unidades foliculares (pelos) de la zona con más densidad capilar, que es la parte posterior y lateral de la cabeza, lo que llamamos ‘zona donante’”. Ese cabello, además, tiene una característica especial, señala el doctor Carmona, y es que “no está afectado por la alopecia androgenética”. Así que conserva sus “características de origen” al ser trasplantado a la “zona receptora”, que puede ser “la zona superior de la cabeza, primera línea, coronilla, mitad anterior, las entradas, las cejas, la barba, una cicatriz o algún otro lugar del cuerpo”. Es decir, se trasplanta “todo el órgano que genera el pelo, no solo el pelo en sí, sino la unidad folicular, cada pelo se trasplantará con su bulbo correspondiente y un cilindro de piel circundante”, con lo que será un cabello “sano y natural”, y, por lo tanto, “la solución será definitiva”, añade el doctor Carmona.

El especialista en cirugía capilar de Hospitales San Roque es experto en la técnica FUE (Follicular Unit Extraction, es decir, extracción individual de folículos), la cual es, en esto momentos, la técnica de trasplante capilar más avanzada a nivel mundial, pero además, ha desarrollado una variante exclusiva, la FUE modificada DC (DC modificated FUE), con la que "conseguimos ser menos invasivos, que la recuperación sea más rápida y el resultado más natural”, afirma el doctor Carmona. “No es dolorosa, no deja cicatrices y se realiza, generalmente, en una sola sesión” y además, abunda, "poder llevar a cabo el procedimiento en un hospital de primer nivel nos aporta una garantía extra de seguridad y calidad tanto al paciente como al equipo médico”.

Las mejoras del FUE con respecto a otras cirugías más tradicionales, señala Carmona, son muchas. Entre ellas “evita la cicatriz lineal” que deja la técnica FUSS (Folicular Unit Strip Surgery), pues en ésta hay que extraer una tira de entre uno y tres centímetros de cuero cabelludo de la nuca. “Evitamos el aspecto de pelo de muñeca que quedaba en las primeras cirugías contra la alopecia”, explica el doctor Carmona. Además, con la técnica FUE, añade el experto, “podemos hacer una selección de los folículos más adecuados, es una técnica muy selectiva, ya que vamos extrayendo el pelo, las unidades foliculares, de uno en uno”. Y otra ventaja, continúa el especialista, “es que cada vez somos capaces de trasplantar más cabellos en una sesión, a veces por encima de 6.000 o 7.000”.

La anestesia local que se aplica para este procedimiento exclusivo, la FUE modificada DC, “nos asegura que no tendrá ningún tipo de molestia para el paciente, ni siquiera al infiltrarla, aunque muchos pacientes acuden asustados porque tienen entendido que es insoportable”, afirma el doctor Carmona. La duración del procedimiento es variable pues depende de qué cantidad de cabellos se implanten, aunque puede hablarse de una media de entre 4 y 8 horas. Durante ese tiempo el paciente podrá moverse, comer, beber agua o realizar descansos cada vez que lo necesite.

Evitar el sol y el ejercicio intenso durante dos semanas y reposar los dos días siguientes a la intervención son las recomendaciones generales tras la sesión de microinjerto capilar que recomienda el especialista.

Durante los dos meses siguientes, recuerda el experto, “el pelo injertado suele caerse”. De esta manera, afirma el doctor Carmona, se da paso al crecimiento del nuevo pelo generado por cada bulbo que verá la luz a partir de los 3 o 4 meses.

El resultado final se verá al año, aunque ya será visible a partir del quinto o sexto mes de la intervención. Y ese resultado, añade el especialista, debe ser “ante todo natural”. “El injerto de pelo es muy novedoso en medicina y hay que tener en cuenta que es muy artístico, es decir, muy variable dependiendo del profesional que lo realice. No es lo más aconsejable realizar diseños tipo ‘molde’ sino tener en cuenta las propias características de cada paciente. Debe hacerse una valoración individualizada y un diseño personalizado según los rasgos de cada persona para recrear un cabello y un resultado natural. Y por supuesto, está valoración y el plan de tratamiento, debe hacerlo el médico especialista personalmente con cada paciente antes de programar la cirugía”, afirma el doctor Carmona.

La prevención de la calvicie también es posible en muchos casos. Existen distintos tratamientos tomados, aplicados o infiltrados, explica el especialista, que tienen efectividad, sobre todo cuando se realiza un diagnóstico precoz y el grado de alopecia no es muy avanzado.

“En los últimos años, el Plasma Rico en Plaquetas (PRP), nos está ayudando a mejorar o prevenir, en algunos casos, la caída de cabello, gracias a los factores de crecimiento que aislamos al centrifugar un pequeño volumen de sangre del propio paciente”, explica el doctor Carmona. Sin embargo, “el único tratamiento definitivo en la alopecia, sobre todo cuando queremos recuperar pelo donde ya no hay, es el microinjerto capilar”, señala el especialista de Hospitales San Roque.

Compartir: