Los tumores cerebrales, más comunes en jóvenes y en adultos

La efeméride de este año tiene el objetivo de informar y concienciar a la población sobre éstos y sobre la situación y necesidades de los pacientes y sus familiares, los posibles tipos de tratamientos, el control de la enfermedad o la rehabilitación del daño cerebral.

En cifras

Los tumores cerebrales son considerados la segunda causa de muerte en niños de 0 a 5 años. Además, y en caso de las metástasis cerebrales, la cifra se incrementa hasta los 14.000 casos. Más concretamente, la incidencia de este tipo de cáncer se establece en 7,5 casos por cada 100.000 habitantes, constituyendo en torno al 2% de la totalidad de cánceres en adultos y cerca de un 15% diagnosticados a niños menores de 15 años.

Por lo general, los síntomas más frecuentes asociados con los tumores cerebrales son las crisis epilépticas, los vómitos, las alteraciones visuales, la fiebre y la disminución de la coordinación y de la sensibilidad. Y asimismo, los trastornos del comportamiento, unos cambios de conducta que, sin embargo, no generan violencia física.

En este contexto, además, debe tenerse en cuenta que en torno al 90% de los tumores cerebrales son benignos. Y en el caso de los malignos, cobra una importancia especial su diagnóstico precoz, para así posibilitar el inicio temprano de administración de tratamientos que eviten secuelas neurológicas significativas en los pacientes –por lo general, jóvenes.

No en vano, los tumores cerebrales se corresponden con uno de los tipos de cáncer asociados con una menor tasa de supervivencia en adultos. Sin embargo, como destaca la Sociedad Española de Oncología Médica (SEOM), “los pacientes cuentan hoy en día con un mayor número de alternativas terapéuticas. De hecho, los avances derivados de la investigación han posibilitado que, en las últimas décadas, la supervivencia a los cinco años del diagnóstico de los tumores cerebrales haya pasado de un 24% a un 35%”.

Causas, síntomas y tratamientos

Los tumores cerebrales y de sistema nervioso son causados por el crecimiento incontrolable de células, y se desarrollan en diferentes partes del cerebro o la médula espinal. Los síntomas suelen presentarse de forma gradual y empeorar, ya sea con el paso del tiempo o de manera repentina.

En el caso de los primarios dependerá del tamaño del cáncer, el lugar donde está localizado y qué funciones controla esa parte. Los cánceres de tipo metastásico producen señales similares a las de los primarios: dolores de cabeza, náuseas, vómitos frecuentes, convulsiones, cambios en el comportamiento, debilidad, pérdida de apetito, dolor de espalda y la extensión de este a piernas y brazos son algunos de los signos, mientras que los tratamientos más comunes en estos casos son cirugía, radioterapia, quimioterapia y terapias dirigidas.

Fuente: ASATE | ActaSanitaria

Te puede interesar: 

Hospitales San Roque incorpora a su servicio de Neurocirugía un microscopio de alta gama que le permite realizar intervenciones vasculares con total seguridad y precisión, permitiéndole asumir las patologías cerebrales, tanto de los hemisferios cerebrales como de la base del cráneo

La Unidad de Cáncer Hereditario y Consejo Genético de Hospitales San Roque, un hito en Canarias, se centra en el estudio de la historia clínica familiar para el diagnóstico, prevención y tratamiento del cáncer hereditario

Guía sobre los tumores cerebrales. Lo que nos interesa a los pacientes (PDF descargable)

 

 

 

Compartir: