Lipotransferencia: Una técnica con muchas aplicaciones

La lipotransferencia, los injertos de tejido graso o en su nombre anglosajón lipofilling, consiste en la utilización del tejido graso que se obtiene mediante liposucción para rellenar zonas en las que se necesita un aumento de volumen, ya sea por causa reconstructiva o estética. Se trata de una técnica antigua, pero que «ha visto aumentado su uso desde hace unos diez años al estandarizarse la técnica quirúrgica cuando se observa que tiene muchas aplicaciones», según señala Jaime Ospina Flórez, cirujano plástico de Hospitales San Roque Las Palmas.

Ospina explica que transferir grasa de una zona del cuerpo a otra, permite «reemplazar el volumen y tejidos perdidos por diferentes causas». El especialista explica que en el campo reconstructivo se utiliza principalmente para mejorar la calidad cutánea después de la radioterapia, rellenar zonas traumatizadas con cicatrices que pueden comprimir estructuras internas como nervios o causar deformidades por la retracción cicatricial y para mejorar el grosos cutáneo en zonas atrofiadas que puedan suponer la extrusión de prótesis y la exposición de estructuras internas como tendones o hueso. En cirugía estética se utiliza en aumento de mamas, glúteos y remodelado facial, concretamente.

Más información sobre el servicio aquí

Compartir: