Noticias

Te ponemos al día de nuestras novedades

Hidratación también es salud
Nutrición y Dietética

Hidratación también es salud

Todos sabemos que hidratarse es necesario para nuestro organismo, formando parte de unos hábitos de vida saludables, pero ¿nos hemos parado a pensar por qué es tan importante la hidratación? Este término proviene del término griego hydros, que significa agua, por lo tanto, podemos entender que la acción de hidratar nuestro cuerpo se realiza mediante el consumo de agua. De esta manera, es fuente de vida y el hidratante por excelencia; de hecho la Federación Española de Sociedades de Nutrición, Alimentación y Dietética (FESNAD) ha elegido este año como lema “Hidratación también es salud” para el 28 de mayo, Día Nacional de la Nutrición.

Hay que tener en cuenta que de un 50 a 70% del peso de nuestro cuerpo es agua, el cerebro se compone aproximadamente de un 75%, la masa muscular de un 70%, la piel de un 58% y los huesos de un 28%, así que podemos afirmar que el agua es uno de los principales componentes del cuerpo humano. Y para asegurar el buen funcionamiento de nuestros órganos y células es muy importante mantenerlo bien hidratado en todo momento mediante el agua, tanto por consumo directo (80%) como a través de los alimentos y bebidas ricas en ella (20%), como verduras, frutas, sopas, leche, infusiones, etc. Esto significa, por tanto, que necesitamos su aporte de manera frecuente para compensar las pérdidas que tenemos a través de la respiración, sudoración, orina y heces, no debiendo esperar a tener la sensación de sed para su ingesta, pues el mecanismo de la sed es un estímulo que aparece cuando tenemos una pérdida hídrica del 1%, estando por debajo del nivel adecuado de hidratación, y afectando a nuestro  rendimiento físico y capacidades cognitivas (memoria, atención, lenguaje, etc.).

 

Es cierto que las necesidades de líquidos son muy variables, pues dependen de diversos factores, tales como la edad (a medida que pasan los años, disminuye el contenido acuoso corporal), el sexo, la alimentación, ejercicio físico, situación fisiológica, patologías, clima, circunstancias ambientales, etc., pero de cualquier manera es recomendable seguir los siguientes consejos para tener una buena hidratación:

1. Beber entre 8-10 vasos de agua al día.

2. Ingerir líquidos en cada comida y entre las mismas, optando por el agua sobre el resto de las bebidas.

3. No esperar a tener sensación de sed para beber y evitar largos periodos de tiempo sin consumir líquidos.

4. Aumentar la ingesta de líquidos con altas temperaturas (superiores a 30ºC), y antes y después del ejercicio físico, pues la pérdida es mayor.

5. Incrementar el consumo de frutas, verduras y ensaladas.

6. Procurar mantener las bebidas a temperatura moderada, ya que si están muy frías o muy calientes, en general, se tiende a beber menos.

7. Recordar que los bebés, lactantes, niños, ancianos, embarazadas y deportistas tienen un mayor riesgo de deshidratación.

 

Las funciones que cumple el agua en nuestro organismo y, por lo que la hacen tan importante, son las siguientes:

1. Ser el medio en el que ocurren la mayoría de las reacciones de nuestras células.

2. Ser el elemento de transporte de los nutrientes.

3. Ser componente esencial de muchos líquidos del cuerpo, como la saliva, jugo gástrico, etc.

4. Permitir la regulación de la temperatura corporal.

5. Eliminar sustancias de desecho derivadas del metabolismo interno del organismo, como las toxinas.

6. Lubricar articulaciones y tejidos.

7. Ayudar a la digestión y el estreñimiento.

Por todo ello, queda justificada la necesidad de su presencia para el buen funcionamiento orgánico; de hecho, está comprobado que el ser humano puede sobrevivir sin alimentos durante semanas, pero sin agua sólo unos pocos días; y es que ya lo decía Leonardo da Vinci: «El agua es la fuerza motriz de toda la naturaleza».

Te puede interesar:

Deporte, hidratación y salud 

Servicios Nutrición y Dietética LAS PALMAS - VEGUETA | VECINDARIO | MASPALOMAS

Compartir: